Casos Especiales

Cuando estoy asesorando proyectos de negocios a menudo me encuentro con resistencias por parte de los emprendedores, algunas veces por que no les gusta vender, otras por que no se creen capaces de hacerlo… mi trabajo como Coach es apoyarlos y empoderarlos a que sigan adelante a pesar de que van a haber cosas que no les van a gustar hacer; sin embargo a veces me encuentro con casos especiales, recibir a un emprendedor que acaba de pasar por una desgracia personal víctima de la delincuencia y sintiéndose verdaderamente desanimado no es algo muy común. Pero cuando tengo este tipo de casos escucho atentamente lo sucedido. Por una parte le doy la razón de sentirse así, de verdad lo entiendo y lo lamento, pero por otra parte mi labor es apoyar a la persona a que elabore su malestar y volverlo a poner en un estado de ánimo que le permita seguir adelante con su proyecto. Me llena de satisfacción cuando finalmente me responden… ¿ sabes qué? no me voy a detener, voy a seguir adelante y voy a crear mi negocio, después me pregunto cuantas personas no desertan en su proyecto de negocio por esta misma razón o cuantas personas cierran sus empresas por un caso similar, es como querer detener el agua de una manguera a presión de un bombero con un dedo.

Este tipo de casos me hace recordar la historia que algún día me contó un buen amigo mío, sobre el chico que estaba en la playa recolectando las estrellas que estaban regadas en la arena, tomaba una y la regresaba al mar para que pudiera sobrevivir, tomaba otra y la volvía a aventar, cuando de repente se encuentra a otro señor y éste le pregunta ¿qué haces?, el chico le responde: regresando las estrellas al mar para que puedan vivir… el señor le contesta… pero ¿vale la pena? son millones de ellas… el chico lo ve a los ojos, se agacha para tomar una estrella, la arroja al mar y le contesta al señor señalando la estrella, para esa… valió la pena!

Cada que termino un curso de formación de emprendedores me doy cuenta que no basta con dar cultura emprendedora y dar asesoría sobre el plan de negocios o el modelo de negocio, a veces hay que acompañar a los emprendedores en su camino para darles confianza, contenerlos y apoyarlos a que sigan adelante, por en lo que a mi corresponde… así vaya uno por uno… seguiré haciendo mi trabajo!